envejecimiento sol

Envejecimiento Prematuro y Sol

ENVEJECIMIENTO PROVOCADO POR LA RADIACIÓN SOLAR

¿Sabías que el sol puede acelerar el proceso de envejecimiento de la piel? Las radiaciones -junto a otros factores como una dieta desequilibrada, el tabaco o el exceso de ejercicio físico- producen la oxidación de nuestras células y la formación de radicales libres.

Ésta situación favorece la aparición de arrugas, manchas y el empeoramiento general del aspecto de la piel. También puede aumentar la predisposición a padecer ciertas enfermedades. Se trata de un asunto serio, pero… ¿La buena noticia? ¡Que se puede detener!

ANTIOXIDANTES:

Existen unas sustancias, denominadas antioxidantes, que captan los radicales libres y los eliminan. Son capaces de evitar los efectos nocivos de éstos tanto a nivel interno como externo. Una dieta rica en verduras y hortalizas es nuestra aliada para reparar y prevenir el daño oxidativo en las células, pero dependiendo de los hábitos y del desgaste físico de cada uno de nosotros, puede que no sea suficiente y tengamos que recurrir a complementos naturales.

A continuación os detallamos los imprescindibles:

Vitamina C (ácido ascórbico): la encontramos en alimentos cítricos como la naranja, en tomates, en kiwis, fresones, en la coliflor, col china, brócoli, rábanos, etc. Es capaz de neutralizar los radicales libres, regenera la vitamina E y además estimula la síntesis de colágeno. Si la usamos sobre la piel, mejora la luminosidad.

Vitamina E (alfa-tocoferol): está presente en la zanahoria, espinacas, acelgas, brócoli, pimiento rojo seco, aguacate, calabaza, aceites vegetales, frutos secos, etc. Además de su efecto antienvejecimiento, protege las membranas celulares. Es más potente asociada a la vitamina C.

Vitamina A: puede ser de origen animal (huevos, leche, atún, hígado…) y de origen vegetal, donde aparece en forma de provitamina A (precursora de la vitamina A). El tipo más común de provitamina A es el betacaroteno. Las fuentes de verduras y frutas más ricas en betacarotenos son las de color naranja como las zanahorias, la calabaza, los albaricoques y el pomelo.

Ácido ferúlico: está presente en las pareces celulares de los vegetales y previene el envejecimiento celular prematuro, protege frente al estrés oxidativo de los rayos UV, estimula la síntesis de colágeno y corrige arrugas y manchas.

Polypodium leucotomos: es un helecho originario de Centroamérica que protege frente al eritema y el daño en el ADN celular, previene la quemadura solar, repara el daño producido por los radicales libres y refuerza el sistema inmunológico.

Resveratrol: es un tipo de fenol natural que se encuentra en la piel de uvas y frutos rojos y cuenta con un elevado poder antioxidante.

Coenzima Q10: es necesaria para el correcto funcionamiento de las células. A medida que nos hacemos mayores, los niveles de Q10 van disminuyendo paulatinamente. Los alimentos lo tienen en bajas concentraciones, de manera que se recomienda la utilización de un complemento nutricional en cápsulas de 100mg de Co Q10 al día.

CONSEJO:

De cara al verano conviene protegerse muy bien de los efectos adversos de la radiación ¡Sumemos los antioxidantes a una buena fotoprotección!

¿Un consejo? Para potenciar el efecto saludable de estos componentes, se deben de empezar a consumir unos meses antes de la exposición al sol y así conseguiremos preparar la piel para evitar quemaduras, la aparición de manchas, prolongar el bronceado y detener el fotoenvejecimiento prematuro.

¿Y vosotros/as? ¿Todo listo para el verano? ¿Cuidáis de vuestra alimentación todo el año?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies